13/2/17

Reseña: La Última Estrella de Rick Yancey

Título Original: The Last Star

Serie: La Quinta Ola #3

Autor: Rick Yancey

No de Páginas: 340

Editorial: OCÉANO

Año: 2016 en Estados Unidos


Sinopsis: Después de la quinta ola... Hemos sido traicionados. Primero, por los Otros. Ahora, por nosotros mismos.
La última fase de la invasión está a punto de completarse, lloverán bombas sobre las ciudades y la quinta ola ejecutará a los supervivientes.
El fin de la especie humana está asegurado y Cassie Sullivan y sus compañeros saben que ha llegado el momento de escoger: entre el amor o el miedo, la confianza o la sospecha, el odio o el sacrificio, la fe o la barbarie... Entre salvarnos a nosotros mismos o salvar aquello que nos hace humanos. Y es que todo terminará donde empezó: la última batalla tendrá lugar en el mismo corazón humano y acabará con su último latido.
Nos han vaciado de todo y nos han llenado de odio. Nos han arrebatado la esperanza. Pero no saben... que estamos doblados. Pero no rotos.


Lo que pienso de "La Última Estrella"
"Vivir es arriesgar la vida, el corazón, arriesgarlo todo."
Y por fin terminé esta trilogía de ciencia ficción post-apocalíptica, que si bien este último libro no fue lo que me esperaba, fue mucho mejor que la segunda parte, y es que yo esperaba explosiones, miedo, incertidumbre, y aunque las recibí en dosis pequeñas, creo que el punto fuerte del libro fueron las increíbles metáforas acerca de la naturaleza humana y la reflexión que el mismo autor le deja a sus lectores con esos últimos capítulos.

El libro comienza exactamente donde terminó El Mar Infinito, con el grupo de supervivientes liderado por Cassie Sullivan tomando como refugio la casa de Grace, la Silenciadora del libro pasado, mientras intentan armar un plan para sobrevivir al holocausto que los Otros están a punto de lanzar sobre las principales ciudades de la Tierra en tan solo cuatro días; pero aun quedan miembros del pelotón perdidos y Ben/Zombie necesita respuestas acerca de lo que le sucedió a Hacha y Tacita, así como Cassie necesita tomar decisiones en lo que concierne a su hermano pequeño y a Evan Walker, el letal Silenciador que le ha salvado la vida en más de una ocasión... Y mientras se agota el tiempo y los chicos toman decisiones que no solo alteraran su vida, sino las de todos lo que los rodean, las cuestiones y preguntas comienzan a aparecer: ¿qué están dispuestos a sacrificar para salvar a aquellos a los que aman? ¿En qué momento la humanidad se transforma en monstruosidad? La guerra ha comenzado, y solo Cassie y compañía saben la verdad acerca de los Otros y sus planes para lo que resta de la población humana, así que cuando el momento llegue, ¿quién hará el mayor sacrificio por salvar a la humanidad?... Hacer un resumen sin soltar un gran spoiler ha sido bastante complicado, y es que el libro no es tan grande ni tiene una trama tan enredada o complicada, ya que es bastante lineal y el autor hace un excelente trabajo para presentar esta última parte de la trilogía de forma concisa y ágil, pero esta misma agilidad me hizo sentir el libro un poquito predecible, casi toda la tensión que sentí en el primer ha desaparecido y este último tomo paso de ser una aventura llena de acción a un tipo de auto reflexión  acerca de lo que es y lo que significa ser humano; el autor se extiende durante las 340 páginas que componen este libro con grandes interrogantes que ponen a pensar al lector, y es que aunque no me lo esperaba, debo decir que las implicaciones de aquello que nos brinda nuestra humanidad y que sucede cuando nos la quitan me dejo bastante interesada, sobre todo porque aun después de cerrar el libro me quede pensando y pensando acerca de como la psique humana puede romperse tan fácil, pero prevalecer bajo un rayo de esperanza o, como lo pone el autor, amor.
Si bien el libro me gustó por aquello que narraba, debo decir que si que perdió bastante chispa en cuanto a misterio, tensión y acción, la trama se desarrolla en cuatro días, y la acción viene muy medida por aquí y por allá, concentrada en su mayor parte en las últimas páginas del "Último Día", además de que, como ya mencione antes, se me hizo algo predecible la forma en la que iba a terminar el libro y quien iba a terminar como y en donde, lo que le quito bastante peso emocional a la narrativa y me dejo algo fría cuando terminé el libro.

El final me gustó, se me hizo muy bien escrito y desarrollado, y aunque ya me veía venir esa giro inesperado, creo que el autor tomo una gran decisión al decidir terminarlo así; ahora bien, el final me gustó, pero el epílogo me pareció bastante bobo y fuera de foco SPOILER ¿Es en serio que Cassie se sacrifico por todos y Sam se lo pasó por el arco del triunfo? ¿Devolverle a Evan sus recuerdos fue un acto de misericordia, cuando el pobre terminó traumado, dolido, deprimido y de camino a una misión suicida? ¿Hacha y Ben terminaron siendo una parejita, que a mi siempre me pareció bastante vomitiba, viviendo en una bonita granja con tres "hijos"? No sé, pienso que hubiera quedado todo mejor en un suspense de esos que te dejan pidiendo más en lugar de en este final semi-feliz que nada más no terminó de cuajar. SPOILER

De los personajes tengo poco o nada que decir, ya que desde el libro pasado perdieron bastante peso en la historia (a mi parecer), pero hubo uno que otro que se salvo... Cassie me volvió a gustar en este libro, su participación y protagonismo volvió a encadilarme para que la viera como la chica bad ass que era en el primer libro, sus partes narrativas eran mis favoritas, y aunque hubo una escena por ahí que hizo que me dieran ganas de darle un buen golpe, creo que como protagonista principal cumplió su cometido, tomo decisiones importantes y logró salir adelante para cumplir su cometido y su misión (: Hacha me gustó un poquito más que en el libro pasado, me pareció una chica con bastantes dudas y cuestiones en su mente, pero mantenía un frente sereno y frío, con los pies en la tierra y un temple de hierro, y aunque a veces me llego a parecer una sabelotodo insufrible, creo que su personaje es el más complejo y diferente de todo el libro, y eso es un plus.
De los demás personajes, creo que debo decir que casi no me gustaron o los odie: Ben me pareció un lastre, no se como logró llegar vivo a este libro, viendo que es un completo inútil; Evan perdió todo su brillo y misterio, y el autor lo transformo en un bebé gigante y emo, que nada más tenía con decir una frase para que mis ojos se pusieran automáticamente en blanco, pero debo decir que el peor de todos fue Sam, maldito chamaco insensible, berrinchudo, inmaduro y torpe, lo comencé a medio detestar en el libro pasado, pero en este último lo odie, odie leer narrativas desde su punto de viste, odie cada conversación que tuvo con Cassie, odie su indiferencia hacia su hermana y odie su estúpida forma de ser... Simplemente, odio a Sam Sullivan.

La Última Estrella no es, ni de cerca, la explosiva conclusión que quería para esta trilogía, pero el autor supo como mantener una narrativa sencilla, ágil y adictiva, planteando problemas que nos conciernen como humanos y que dejarán pensando a más de uno, con un final de historia que fue sorpresivo y agridulce, pero increíble y que mantuvo el tono de lo que se planteo desde el primer libro... Esta es una trilogía que no pasará siendo de mis favoritas, pero si de esas que me hizo pensar, reconsiderar y leer entre líneas, así que si aun no la han leído, se las recomiendo.

Con la colaboración de OCÉANO (:

Puntuación

3/5 Estrellas 

2 comentarios:

Espe dijo...

El primero me encanto así que tengo muchas ganas de continuar con esta trilogía.
Un beso

Luna dijo...

Creí que era la única que terminó odiando a Sam. Nunca había leído a un personaje tan pero tan insoportable, mucho menos a un niño. Y coincido contigo, ese final "feliz" es tan buuuuu, que casi aviento el libro por la ventana. A mi gusto, mal cierre para esta trilogía, pero bueno, qué se le va a hacer. Saludos :D