15/2/17

Reseña: Si el Amor es una Isla de Esther Sanz

Título Original: Si el Amor es una Isla

Serie: Silence Hill #1

Autor: Esther Sanz

No de Páginas: 289

Editorial: V&R Editoras

Año: 2014 en España


Sinopsis:  Dicen que una isla es el lugar ideal para perderse. Yo tuve que llegar al inhóspito Sark, un islote con quinientas almas en el canal de la Mancha, para encontrarme a mí misma.
Todo empezó una mañana gris de octubre cuando por fin conseguí que una embarcación me llevara desde la isla vecina de Guernsey. El mal tiempo había impedido que ningún ferry se aventurara en aquel mar revuelto desde hacía días. Finalmente logré convencer a un pescador, que salía a faenar temprano, para que me acercara a Sark. El trayecto me costó el sueldo de una semana, pero llegaba con dos días de retraso y temía perder el empleo incluso antes de empezar.
No fue hasta más tarde, sentada en aquel bote pesquero, con el chaleco salvavidas puesto y la cabeza entre las rodillas para vencer el mareo, que pensé en la posibilidad de perder algo todavía más valioso: mi propia vida.


Lo que pienso de "Si el Amor es una Isla"
"En el amor, nunca entregues más de lo que te ofrecen."
Este es el primer libro que leo de Esther Sanz, y lo quise leer en por un impulso y porque había leído unas cuantas reseñas que lo ponían como un buen y entretenido libro, además de que la sinopsis me hizo recordar dos historias muy conocidas que son de mis favoritas, y pensé que tal vez me terminaba encontrando un retelling o algo parecido... Triste fue darme cuenta que todo aquello que creí encontrar, no estuvo por ninguna parte, y es que el libro tiene sus puntos fuertes, pero después de la segunda mitad se me hizo insufrible.

El libro viene narrado en primera persona por Lou, una chica de dieciocho años, que acaba de conseguir un trabajo como doncella/mucama en el hotel Silence Hill, ubicado en la pequeña pero pintoresca isla de Sark, en el Canal de la Mancha, y es que aunque Lou debería estar de camino a la Universidad en España, la enfermedad de su padre y un tropezón que le costó la amistad de su mejor amiga, le impulsaron a querer tener un poco de paz y "comenzar de nuevo"; pero nada es lo que parece en el señorial hotel de Silence Hill, con sus anticuadas reglas al estilo del siglo pasado, sus misteriosos e interminables pasillos y su extraño propietario que se esconde detrás de una máscara, todo parece indicar que hay un misterio oculto entre esas paredes... Y mientras pasa el tiempo, Lou comenzará a hacer nuevos amigos entre los trabajadores del hotel, paseará por la encantadoras calles de Sark y conocerá a Jim, el encantador e intelectual cochero de Silence Hill, pero el encuentro más misterioso, interesante y un poco terrorífico será con el mismísimo dueño del hotel, Patrick Groen, que le habla en acertijos y desde las sombras, y es que al final, el corazón sabe lo que quiere y Lou deberá decidir en quien confiar, a quien creer y a quien amar... Lo primer que quiero aclarar es que el libro no es tan malo, la primera mitad me mantuvo interesada y la pluma de la autora fue lo suficientemente ágil y sencilla como para que me leyera esas primeras páginas de un tirón, casi sin pararme a descansar, y aunque el "gran misterio" lo resolví bastante rápido, quise darle el beneficio de la duda a Esther Sanz para que me pudiera explicar las razones detrás de este semi-misterio, además de que las descripciones de la autora acerca de la pequeña isla de Sark hacían que la ambientación fuera muy bella y misteriosa (honestamente, tengo muchas ganas de conocer esa pequeña isla... Bucket List!); pero después de la mitad del libro, la narrativa comenzó a parecerme muy pesada, como que todo se alargaba y se arrastraba a una conclusión que comencé a vislumbrar, el drama se intensifico al 100% y los personajes principales comenzaron a parecerme un lastre, por eso, para cuando me quedaban unas 50 páginas, comencé a leerme muy por encima esos capítulos, solo deteniéndome para ver si mis sospechas eran correctas, y cuando por fin cerré el libro, me pareció que había pasado una eternidad entre el medio y el fin.
Había leído en muchas reseñas que la parte fuerte de esta historia era el misterio pero, a mi parecer, creo que el misterio es lo que menos peso tiene, ya que es super obvio y nada difícil de vislumbrar con tan solo leer treinta o cuarenta páginas, después esta la parte del romance, que al principio me pareció muy dulce, pero luego se transformo en un monstruo horrible y deforme, todo me desagrado y me pareció forzado, ridículo, falto de forma y muy, pero muy enfermizo; si al libro no lo remate con una nota más baja, fue porque al principio me pareció algo divertido, había ciertas partes que se me hicieron tontas, pero lindas, y porque, lo recalco, la ambientación es excelente.

El final tiene más miel que una página de Crepúsculo, todo es tan rosa y perfecto, que no terminé de creérmelo, además de que me enteré que la autora piensa sacar un segundo libro en esta historia, pero yo lo hubiera dejado todo en este tomo y ya, porque no se de donde saldrá más jugo para construir algo nuevo, pero pues habrá que ver (o no, porque aun no se si me lea ese segundo libro).

Los personajes me gustaron, algunos más que otros, y unos cuantos terminaron estresándome al final... Lou me parecía una protagonista normalita, una chica centrada, entregada, un poco crédula, pero que prometía, pero conforme avanzó el libro, parece que Lou fue perdiendo neuronas y dejó de pensar en cosas lógicas para aceptar casi todo lo que le pasara por enfrente SPOILER En serio, esta tonta se acuesta con un tipo que jamás ha visto, ha hablado tres o cuatro veces con él y, después de su noche de pasión, decide que esta enamorada de él... The FUCK?! SPOILER.
Creo que del resto de los personajes (de los que ya no recuerdo del todo sus nombres), los trabajadores del hotel me parecieron un montón de recortes genéricos de cartón, pero tenían ciertas interacciones con Lou que los salvaron por poco; Madame Perrier fue el personaje más interesante de toda la novela y me hubiera gustado que se hubiera hecho más hincapié en ella; por último, debo decir que Patrick, el protagonista masculino, me pareció un chiste muy malo, su halo de misterio era de risa y después de conocer sus "razones" para hacer lo que hacía no pude sino quedarme mirando la página con ternura y pensar "Oh, honey...", de verdad, me dieron ganas de envolverlo en una manta, darle chocolate caliente y luego lanzarlo por un precipicio.

Si el Amor es una Isla era un libro que prometía, pero que al final se quedo muy corto, lo único que disfruté fue, como ya repetí más de una vez, la ambientación, porque debo decir que la autora no sabe muy bien como escribir un buen misterio, y aunque el romance pudo haberse salvado, tampoco lo logró; no me quedo con una buena impresión de esta primera novela que leo de Esther Sanz, aún no se si vaya a leer la segunda parte de esta historia, pero si que espero poder darle otra oportunidad a la autora con otra saga.

Con la colaboración de V&R (:

Puntuación

2/5 Estrellas 

1 comentario:

Lisa Lareyna dijo...

Muchas gracias por la reseña. :)♡
Un beso!

Lisa de hashtagbeyourself.blogspot.ch | Instagram